miércoles, 23 de abril de 2008

Madrugada 5


Aquí se puede ver la hoja de papel bond del trazo en sucio por el frente y el reverso. Esto puede tener interés porque ejemplifica claramente algo que nos enseñó el historietista Carlos Giménez en un taller que dió hace años en México. Esta fase del trazado es muy latosa porque si algun gesto, algo en la "actuación" del protagonista no es de nuestro agrado, hay que usar al mejor amigo del dibujante (la goma)
Pero es frecuente que no todo el dibujo es inservible, en ese caso volteamos el papel, calcamos en una mesa de luz y rescatamos, elminamos y añadimos o cambiamos algo.
Luego, a la hora de pasar en limpio, en el calcado sobre papel fabriano, vemos el frente y la vuelta por igual, pero marcamos solo la línea "buena"
Finalmente, utilizando estilógrafos desechables, se entinta y queda lista para el color.
Los personajillos que están entre las dos páginas son el protagonista de la historia que aparecerá injertado gracias a la magia del fotochop en la página final.

3 comentarios:

PBetteo dijo...

No nos olvidemos de la segunda mascota favorita del grafista moderrrrrno: el ondú.

Saludos y buena suerte con lo que reste del viaje.

Ricardo Peláez Goycochea dijo...

Gracias por los comentarios, Pato. Tienes razón, a veces me descubro dibujando y pensando en automático: "esto lo quito con un ondú" o bien esto lo modifico con "manzana-T"

Erik Proaño Muciño (Frik) dijo...

Hasta ahora caigo, el "ondú"... pos sí, eso es la aplicación de una goma muy sofisticada...