miércoles, 23 de abril de 2008

Madrugada 1


Hacía un rato largo que no pasaba una noche en vela por terminar un trabajo.
Lo tuve que hacer del lunes al martes para terminar esta historieta para la revista XABIROI, del país vasco.
La historia de esta historieta es curiosa. Dani Fano, el editor, me pide algo de cuatro páginas, yo le digo que sí y me pongo a pensar la historia. Pasan los días y nomás no se me ocurre nada. Una madrugada, acostado con Leoncito en su cama, mientras estoy en la frontera entre el sueño y el despertar, volteo al muro y veo la imágen que lleva por título "Hotel Rubí". Esa ilustración la hice hace casi tres años para el catálogo de ilustradores. Entonces se me prende el foco y digo: ¡Claro, ya tengo la primera de las cuatro páginas! Ahora solo debo hacer tres más... e inventar la historia, por supuesto.
Lo que parecía un mero trámite resultó solo el hallazgo de otra pregunta, no necesariamente la respuesta a la pregunta que ya tenía: QUÉ HISTORIA HACER.
Le estuve dando vueltas sin cesar. Si algo había hecho que me pareciera fácil inventar la historia que me faltaba fue el hecho de que la imagen parecía tener elementos "sugerentes". Esa imagen se me había ocurrido inicialmente una madrugada cuando volvía a casa hace todavía más años. Ví un teléfono descolgado y pensé: ¿y si hubiera alguien al otro lado?... y ahí quedó, un teléfono con voz de un lado y sin oreja del otro.
Para la ilustración añadí al perro (protagonista de muchas de mis ilustraciones, habitante emblémático de esta urbe y alter ego) También agregué el sollozo saliendo del auricular. ¿qué cosa más triste que alguien llorando de un lado de un teléfono enmedio de la noche y un perro al otro lado?

1 comentario:

PBetteo dijo...

Momento formidable, cuando damos con la idea, pero esta sigue escondida parcialmente.
¿No son hermosas las cosas antes de que tomen forma?