martes, 30 de diciembre de 2008

Pequeña odisea urbana

Dic 30
Voy al banco para preguntar un asunto de un depósito que le hice a Ernesto, muy orondo con mi cámara seminueva tomando fotos, embelesado con la anatomía urbana.
Click, click, click y más click.

De regreso tomo unas fotos en el pesero al copiloto del chofer, un niño que me recuerda a la fierecilla del boomerang en Mad Max 3, pongo mi libro en el asiento de al lado y cuando me bajo, me percato de que lo he dejado arriba. Estoy en el cruce de Céfiro y Peri y pego la carrera como alma que lleva el diablo atrás del pesero que afortunadamente termina su recorrido en la parada del Metrobus, trescientos metros más adelante. Mientras corro, recuerdo que atrás de mí, solitario, solo quedaba un pasajero y pienso que es muy poco probable que haya visto el libro. Los primeros 100 metros debo haberlos hecho en 9.85 segundos pero los 200 restantes como en tres minutos y medio por el agotamiento casi instantáneo de las energías en el primer golpe adrenalínico. Todo empieza a palidecer a mi alrededor, los sonidos se atenúan y el pecho arde como si respirara ácido.Pero el impulso es más fuerte y no caigo extenuado. Cuando llego a la base, el pesero no está, pregunto a un controlador dónde se estacionan y me dice que en la "prebase", por los mausoleos, como medio kilómetro más adelante. Idiota, como el recorrido que de hecho hizo el pesero fue una herradura, si hubiera cortado por una de las calles transversales lo habría interceptado. Pero justo enfrente hay un sitio de taxis, el del hospital, me subo y le explico al chofer la situación. Vamos tras el pesero que por lo visto no se detuvo en la "prebase", debe haber seguido. Finalmente lo alcanzamos prácticamente donde lo tomé por primera vez. Tiene ya como 12 pasajeros, me subo y le pregunto al chofer si ha visto un libro, justo estaba subiendo los hombros haciendo gesto de "quién sabe" cuando una seño, desde el asiento en donde yo iba, levanta la voz y me pregunta: ¿es éste?

5 comentarios:

Jiro dijo...

¿Cuál fue el libro olvidado/recuperado?

PBetteo dijo...

Iba a hacer la misma pregunta que Jiro... :)

Te comprendo. Por un libro perdido se puede caer mi imperio.

Buena crónica: inolvidable tu comparativa a madmaxtres, tanto en la fierecilla como en las persecuciones en autos decadentes.

Ricardo Peláez Goycochea dijo...

Pensé ponerlo, y decidí no hacerlo. Ahora, leyendo sus preguntas, entiendo que la omisión deliberada como recurso de inquietud-no-resuelta en la narración es eficaz. Disquisición gratuita que tiene solo que ver con la etapa "literaria" en la que estoy.
El libro entonces: Una temporada de machetes. Sigo con él y lo llevo lento porque leído de corrido debe ser... peligroso?, nocivo?... no encuentro el adjetivo adecuado. Ya leído de a poco pone mal, entonces hay que multiplicar eso por sí mismo.

Jiro dijo...

http://www.letraslibres.com/index.php?art=10114 lleva a una reseña del libro escrita por Juan Manuel Villalobos para Letras Libres. De verdad se me antojó echarle una leída. Pero me preocupa lo que eso dice acerca de mí...

ÚXKRito dijo...

Angustia literaria!!!!

Se comprende.

By the way

Feliz año